miércoles, 16 de marzo de 2011

SIN CABEZA 2

ALMAGRO 1 - soc. fomento 2

Almagro perdió el partido que no tenía que perder, el clásico ante la sociedad de fomento, a seis minutos del final del encuentro y con un jugador de más.
En la previa del clásico publicamos que no había margen de error, que era a ganar o ganar y no había lugar para caprichos de incluir a un jugador como Iribarren que nunca rindió y siempre se equivocó. Méndez no lo puso de entrada pero lo incluyó en el segundo tiempo, desarmando el mediocampo, al reemplazar a Libramento, que había tenido un buen primer tiempo.
Este cronista vió el partido detras del arco y pudo percibir los horrores que cometió este jugador, aganchandose en lugar de cabecear, perdiendo la pelota, siendo superado por los delanteros rivales, rechazando para adentro, pero el dicho señala "la culpa no es del chancho sino de quien le da de comer" y Méndez le siguió dando de comer. En el supuesto que haya entrado para marcar al "vendido" de Solchaga o al otro delantero de la sociedad de fomento, esa función no la cumplió y junto con la "Bruja" Perez y la poca reacción de Pave cometió el error en la jugada clave que le dió la victoria a los visitantes al no saber que hacer ante un pelotazo aereo, cuando tenia que cabecear y rechazar, dudaron los tres, la pelota pasó y Cipriani definió a un costado del uno tricolor, ante la pasivida de este.
En el desarrollo si bien Almagro arrancó en desventaja, durante el primer tiempo el tricolor fue y fue y consiguió la igualdad tras una jugada brillante de Figueroa, superando al borde de la raya de fondo con una maniobra extraordinaria al defensor de caseros, para luego habilitar a Bonfigli en el segundo palo para que este defina.
Almagro era más que su rival, apoyado en la entrega de Madrid como de Sinisterra en el medio, las corridas de Iglesias por izquierda y la conducción de Figueroa habilitando tanto a Bonfigli como a Acosta en el ataque.
Pero en el complemento todo cambió, el equipo como que se retrasó y le cedió el manejo del balón al rival, que aprovechaba los serios desajustes de la defensa tricolor, para inquietar al arco defendido por Pave. Pero Méndez desajustó aún más esa defensa al hacer ingresar a Iribarren, ¿por que no entró Giambuzzi? de no creer. Figueroa, si Figueroa terminó jugando como líbero. Un desorden total, propio de un equipo donde su cabeza está fallando desde hace varios partidos. ¿Hasta cuando Méndez, hasta cuando? Veremos que sucede en las próximas horas, lo cierto es que el partido que había que ganar o ganar, donde no había margen para el error, ni los caprichos se hizo todo al reves.
Almagro no puede seguir perdiendo puntos porque vamos a terminar como el año pasado sufriendo con los promedios.
Un llamado de atención para que quienes dirigen los destinos de nuestra institución tomen cartas en el asunto y tomen alguna decisión a tiempo, de lo contrario disputaremos la promoción como en la temporada anterior para no descender a la cuarta categoría del fútbol argentino.

LO UNICO PARA DESTACAR: LA BANDA TRICOLOR

www.almagro100.com.ar