miércoles, 8 de julio de 2015

UN TRIUNFO QUE TRAE "BUEN AYRE"

Con gol de Altamirano a los 13 minutos del segundo tiempo, Almagro consiguió después de mucho tiempo su segunda victoria consecutiva al ganarle a Colegiales por 1 a 0.
El equipo de Munro terminó el encuentro con nueve por la justa expulsión de dos jugadores, por faltas durísimas.
Almagro tuvo varias situaciones, algunas de ellas clarísimas que no pudo concretar para aumentar y en los últimos minutos casi lo lamenta, ya que "Cole" tuvo una chance que de concretarla hubiera sido una gran injusticia.
Nos trajimos tres valiosos puntos de una cancha muy particular, la de J.J., pegadita al Camino del Buen Ayre y Ruta 8, en donde hicimos de local sin público.



Tamaña paradoja nos tocaba jugar a metros del Camino del Buen Ayre, y lo que peor olía el justamente el aire.
La cercanía del Ceamse, las quemas y los basurales informales que rodean la cancha hacían los suyo.
De hecho la pelota se fue varias veces fuera de la cancha, y Almagro tuvo que poner a una persona en medio de una montañas de tierra, malezas y desperdicios para que las recuperara.
Solo un dato de color para ilustrar lo que vimos las 100 personas que hoy presenciamos en este particular estadio (dado que en el Tres de Febrero se realizan obras de riego automático y resembrado). Para ser justos esta cancha que nos recibió para que seamos locales, nos regaló la alegría del triunfo y los valiosos tres puntos.
Pero vayamos al encuentro.
Almagro fue superior a Colegiales y por eso fue un justo vencedor.
Tempranito avisó Ruiz Sosa, de gran partido, rematando por encima del travesaño tras una habilitación de Arce.
A los 20 otra habilitación de Arce, en este caso para que remate Altamirano y el arquero despeje al córner.
La primera llegada de Colegiales fue cerca de la primer media hora, tras un remate de Vassoler que pudo contener el arquero Agustín Gómez.
La defensa no tuvo grandes sobresaltos, destacándose la seguridad de los centrales, muy ordenados.
Bien Lucas Sparapani por el medio, asociándose con el Koly y gran despliegue de Esquivel.
Así se terminó la primera parte, con un Almagro como claro dominador del encuentro.
La segunda mitad Almagro salió decidido a ganarlo.
Ni bien arrancó, se lo perdió increíblemente Altamirano, tras un centro de Ronconi rematando al cuerpo del arquero.
Un minuto más tarde la misma jugada: centro de Ronconi y el "Gordo", esta vez de cabeza remató cerquita del palo derecho del arco de "Cole".
La tercera fue la vencida para Altamitano que, tras un centro de Ruiz Sosa que Holgado pudo acomodar desde el primer palo, esta vez sí pudo empujarla a la red y festejar su gol.
A los 15 Ruiz sacó a Ruquet y puso a Lillo, y un rato más tarde salió Holgado de buen partido, ingresando "la Fiera" Quiroz, que nunca para de correr y poner.
De hecho al ratito de ingresar, Franco,  le puso el cuerpo a Ravest, y le ganó la posición dejándolo en tal ridículo que fue a buscarlo con una dura falta que le hizo ver la roja al jugador de Cole.
A los 39 Ruiz sacó a Arce y metió a Yaque, que en la primera que le dieron, encaró a Codispoti tirándosela larga y, tras "prender el turbo" y ganarle la posición en velocidad en tres metros, solo pudo pararlo dándole una patada de atrás, tan violenta que no llegó a lastimarlo porque el "Betito" saltó justo antes de recibir el impacto y la pierna fue golpeada cuando estaba en el aire.
Roja, otros afuera, Cole con 9 Almagro con 11 y jugando bien...
¿Qué podría sorprendernos? 
Los de Almagro sabemos que es muy difícil que terminemos tranquilos.
Ya lo sabrán...
Colegiales se fue a buscar el empate con lo poco que le quedaba y dejó espacios atrás que Almagro aprovechó, generando varias situaciones con superioridad numérica, para definir el partido.
La más clara la tuvo Altamirano quien se encontró mano a mano, frente al arquero, en la puerta del área chica, y remató queriendo colocarla con tanta displicencia, que la pelota se dirigió "tímida" y suave contra el palo.
¿Cuál fue la sorpresa?
Si señor, la sorpresa justamente llegó de ese palo, cuando de la misma jugada Colegiales tuvo un contrataque, de arco a arco, para terminar dando en el otro palo, el nuestro, el de Gómez, si es increíble, totalmente, nos salvamos de un empate que hubiera sido lo más injusto del año.
Final, triunfo que da esperanzas, tres puntos que alivian y generan buen animo para encarar lo que queda de este pésimo año deportivo.

www.almagro100.com.ar