sábado, 15 de diciembre de 2012

BALANCE 2012


El año futbolístico de Almagro no fue bueno.
Solo pudo cosechar de a tres en cinco partidos, empatando ocho veces y perdiendo en siete oportunidades.
Como en los últimos años, la irregularidad gobernó toda esta primera parte, sin poder acumular  rachas positivas.
Para peor desde lo motivacional no se pudo materializar el empujón anímico que presupone todo cambio de técnico (ante la salida de Tripodi y la llegada de Alonso) como tampoco se pudo ganar el clásico , que hubiera resultado un golpe anímico.
La lesión de Cabrera, la promesa que vino de San Lorenzo y las dificultades de salud que sufrió  el ídolo Diego Figueroa, antes del comienzo de torneo, que le impidieron estar al 100 por ciento, influyó negativamente en las posibilidades de desplegar buen futbol, y la lesión de Iván Macalik desarmó la defensa que parecía uno de los sectores más sólidos del inicio.
Se probaron diferentes sistemas de juego, hubo rotación por lo que se le dio oportunidades a jugadores que no lograron rendir (al menos sin continuidad) y se cambió dos veces de arquero saliendo Centeno por rendimiento y regresando tras la lesión de Peranic.
Sobre el final, la apuesta a jugar sin enganche tampoco salió bien, y Diego entrando unos minutos en Morón le ganó el partido a Defe, y en San Martín le cambió la cara al equipo aún perdiendo por dos a cero.
Esta situación reflotó el debate sobre si la apuesta debe ser a los “grandes” (muchos históricos) o  los  ”chicos” (muchos de ellos promesas del Club).
No debe ser fácil tener en el banco de Almagro sentados a Lucas, Maxi y Diego, mucho menos si no ganás.
Alonso demostró no temblarle el pulso a la hora de tomar sus definiciones y hasta incluso dejó trascender a medios periodísticos que si los dirigentes le insistían mucho con que pusiera o sacara a jugadores, el se iría del Club.
Si bien luego fue negado públicamente, muchos afirman que fue una manera diplomática de marcar su territorio, más ante dirigentes agobiados económicamente que necesitan mostrar jugadores para luego tener alguna venta que permita el ingreso de dinero.
Almagro necesita refuerzos, pero para ello se deberán ir algunos jugadores ya que es un plantel “largo” y el presupuesto ya cuesta cumplirlo así como está.
Solo con la llegada de algún jugador importante y una buena pretemporada se puede soñar con dar vuelta esta pálida imagen de ocupar el puesto 16º sobre 21 equipos.
En Club tan futbolístico como el nuestro necesita de resultados en la cancha.
Juan Carlos Carinelli reconoció antes del comienzo del campeonato, que su materia pendiente de su gestión era la obténción de logros deportivos, y toda la CD sabe que este es el momento de trabajar para lograrlo.
Ojalá así sea, porque ese es el deseo que todos los socios e hinchas anhelamos.

www.almagro100.com.ar