domingo, 31 de mayo de 2015

DURA DERROTA DE LOCAL CON EL TANO

ALMAGRO 1 (ALTAMIRANO -P-) ITALIANO 2 (FIORAVANTI-ARCHUBI -P-)

Almagro cayó derrotado de local por Sportivo Italiano 2 a 1, se hunde en el fondo de la tabla de posiciones y sigue comprometiéndose en la de los promedios. El equipo tuvo un rendimiento de mayor a menor, chocó con sus propias limitaciones a la hora de ir a buscarlo y se fue apagando hacia el final tanto física como futbolísticamente. Preocupante.


Transcurría el minuto 6 del primer tiempo, centro perfecto y lleno de rosca llega a la cabeza de Altamirano, quien logra cabecear solo en la puerta del área chica.
Le da con algo de dificultad, sin lograr impactar de lleno, pero aún así la pelota sale pegadita al palo derecho de Acevedo, el arquero de Italiano.
Todos los hinchas que estábamos en el Tres de Febrero alentando de una manera que confundiría a cualquier extraño que no supiera que este equipo está último, creíamos que ese cabezazo iba a ser el preludio de un partido fácil...
No fue así.
Almagro fue superado claramente por Sportivo Italiano que fue creciendo a medida que pasaban los minutos.
La defensa buscaba no perder el orden, pero la profundidad de Italiano era cada vez mayor.
Alderete, el 10 de la visita hizo lo que quiso, Archubi y el "mago" Coria le imprimían velocidad.
Así fue que a los 23 minutos llegó el primer gol con un cabezazo de Fioravanti, tras un corner.
Almagro sintió el golpe, y fue a buscarlo inmediatamente, en una jugada en la que Altamirano convirtió pero el juez anuló el tanto por posición adelantada.
A los 32 Ianiero de muy floja actuación, tocó la pelota con la mano dentro del área intentado controlarla, penal para el "tano" que Archubi cambió por gol.
Almagro no renunciaba al ataque: de hecho a los pocos minutos  hubo un remate que dio en una mano de un defensor y toda la gente gritó "Penaaaaal", pero el arbitro dijo que no.
Muy rápidamente llegó otra avanzada en la que Castano puso toda su experiencia para cruzar el cuerpo delante de un jugador de Italiano para que se lo llevara por delante y acabar desparramado dentro del área. Nuevamente toda la tribuna gritó "Penaaaaal" y que sea inevitable para Bermúdez cobrar uno de esos penales que no se pitan siempre.
Altamirano lo metió y el descuento nos ilusionó a todos.
En el comienzo del segundo tiempo se repitió lo del arranque, centro para Altamirano solo frente al arquero otra vez, en la puerta del área chica, cabezazo por arriba del travesaño que se colgó en techo del arco.
Dos minutos más tarde fue Arce, que entró al área como Messi, zigzagueando defensores que quedaban en el camino para quedar mano a mano frente al arquero pero definiendo suave, a las manos.
A partir de esa jugada el equipo se fue desinflando.
Colombini ingresó por Castano, pero no hizo pie.
Luego Lucas por Arce, en un cambio que la gente no terminó de entender, ya que tal vez Sparapani podría haberse asociado con el Koly, si decidía que saliera Esquivel por ejemplo, que jugó de doble cinco. Más aún teniendo en cuenta que estábamos perdiendo.
A los 28 Ianiero, al que estaban enloqueciendo los delanteros de Italiano, no aguantó más y cometió una falta dura por la que fue amonestado y expulsado por aquella amarilla del primer tiempo cuando cometió el penal.
De allí al final Almagro se pinchó hasta desaparecer, gobernado por el desánimo producto de la impotencia, con pelotazos frontales que volvían siempre, chocando contra las limitaciones propias, sin resto físico evidenciado especialmente en Altamirano que no está para los 90 minutos.
Tarde se acordó Ruiz de meter a Yaque quien le dio algo de movilidad en los últimos minuto, pero ya no alcanzó.
El equipo se retiro frente a su público que lo despidió con tibios silbidos y principalmente indiferencia.
Justamente la gente fue la que se llevó la mejor actuación: alentando todo el partido olvidándose de que el equipo está último, brindándose con amor desinteresado, que el equipo no pudo devolverle.

www.almagro100.com.ar