lunes, 28 de noviembre de 2016

EMPATE CON GUSTO A DERROTA

Almagro dejó escapar dos puntos importantísimos de local frente a Douglas Haig que a cinco del final remontó un 0-2 empatando un partido que perdía desde el primer minuto.
El Tricolor no pudo sostener la ventaja, se relajó, lo dejo vivo y un equipo que demostró ser uno de los rivales de menor nivel que enfrentamos, hasta ahora nos robo el triunfo que nos ponía en un lugare de expectativa sellando el 2-2 definitivo.


ARTE FOTOGRAFICO LEI RAJTMAN
 Cuesta realmente encontrar las palabra para describir lo vivido esta tarde en el Tres de Febrero.
Y no es justamente porque no sepamos de partidos que pintan para golear y terminamos empatando.
Pero el de hoy en particular tuvo algunos condimentos que lo hacen más dramático,
Almagro saltó a la cancha ganando 1 a 0 ya que al minuto llegó el gol de Scatolaro después de que Reniero "guapeara" una pelota de arriba, lograda dominarla para ingresar al área y servir al Chileno para que abriera el marcador con la facilidad que ofrecería un entrenamiento frente a la quinta de un equipo de la "D".
LEI RAJTMAN
Lejos de replegarse el tricolor siguió buscando, presionando arriba, tratando bien la pelota, con una defensa que casi no fue exigida y generando llegadas.
Así fue que a los 32 minutos llegaría el segundo por intermedio de Grahl entrando por la izquierda cuando algunos pedían fuera de juego.
El estadio era una fiesta y floreándose llego el final de la primera etapa.
LEI RAJTMAN
En el comienzo del complemento las cosas no cambiaron.
Aunque mientras Almagro esperaba una contra que le permitiera marcar el merecido tercer gol llegó el descuento a través del ingresado Villalba en una jugada muy rápida que parece rebotar en Limosuin.
Carlos Salvador Bilardo sostiene que la peor instancia es estar ganando 2-0 y te descuenten.
El desconcierto del jugador que se siente muy cerca de golear y de golpe debe cambiar los papeles para defender los porotos se hace manifiesto, y esto fue lo que le pasó a Almagro.
De un minuto a otro la pelota quemaba, los despejes volvían rápidamente, los gritos se transformaron en murmullos, y Almagro buscaba evitar lo que parecía inevitable.
Y fue inevitable.
Sebastián Grazzini remató esquinado y la pelota encontró la red a los 84 minutos del segundo tiempo.
Baldazo de agua helada que nos congeló hasta el final del encuentro del que todos nos fuimos mascando bronca.

LEI RAJTMAN
LEI RAJTMAN

www.almagro100.com.ar