domingo, 2 de agosto de 2015

EL GORDO CONTRA TODOS

Almagro jugó uno de los peores primeros tiempos del campeonato y eso le fue suficiente para que el clásico le resulte irremontable, más allá de que la imagen del final nos permitió "sentirnos vivos" especialmente cuando el local se metió atrás y casi lo empatamos. Párrafo aparte para Oscar Altamirano que jugó un partidazo.
 Almagro entró dormido y regaló el primer tiempo yéndose al descanso 3 a 1 abajo.
Los errores defensivos eran repetidos y hacían recordar a este mismo equipo hace unos meses.
El mediocampo, la zona que el DT Fernando Ruiz había destacado en la previa como "vital", no funcionaba en la marca ni en la generación de juego.
Por ello a Altamirano y Castano (los únicos dos a los que pareció no pesarles el clásico) no recibían la pelota.
Para peor a los 20 minutos ya perdíamos 2 a 0, con goles convertidos por Caro Torres y Figueroa.
Eso aumentó las dudas, los desequilibrios entre las líneas y se multiplicaron los errores, dejándole al local el pleno dominio del encuentro.
Algo para marcar en el nacimiento del segundo gol del equipo de Caseros, una situación extraña en la que el árbitro da un lateral en media cancha para Almagro, pero el línea lo corrige y en esa vacilación, el jugador pincha se aprovecha haciéndolo rápido mientras que los de Almagro reclamaban y de esa ventaja llegaría el segundo tanto.
Si bien esa jugada no fue determinante y hasta incluso por TV afirmaron que el lateral era para Almagro, entendemos que es importante destacarla como metáfora de los diferentes estados de los dos equipos.
El local jugando con "el cuchillo entre los dientes" súper concentrado, mientras que a Almagro el clásico pareció influirle sumando nerviosismo.
Sin embargo alguien iba a intentar la historia.
A los 26 minutos Altamirano puso un frentazo a la red tras un centro de corner enviado desde la derecha por Arce.
Cuando los cincuenta de Almagro presentes en Caseros comenzábamos a entusiasmarnos llegó el tercero del local por intermedio de Benítez.
A partir de entonces Almagro fue una sombra hasta el final de la primera parte.
En el complemento, cambió el desarrollo, el equipo se adelantó sobre el campo del local.
El ingreso de Nico Yaque por Ronconi le dio movilidad , generando varios desbordes ganando en velocidad por derecha primero y por izquierda en el final.
Almagro mejoró el nivel, obligando al rival a retroceder en el campo de juego.
A los 15 entró Holgado por Maxi, mientras el partido se jugaba en terreno del local.
Hasta que a los 26, el "Gordo" frotó la lámpara nuevamente y aprovechando una mala salida del arquero convirtió el segundo, dejando mudo a todo el estadio.
De allí hasta el final Almagro lo buscó y casi lo cuando otra vez Altamirano, tras una mala salida del arquero local que dejó la valla libre, le dio al arco pero el remate del "gordo" impactó en la cintura de un defensor rival que evitó el gol.
El empate estuvo cerca, pero nunca llegó, y Almagro pagó caro el pésimo primer tiempo.
Mezclado entre los hinchas locales, este cronista que está a punto de finalizar la crónica escuchó como todos los comentarios de los hinchas del pincha se referían a Altamirano con frases tales como "este gordo es imparable", "Kopriva, pedile que marquen al gordo" o "el gordo nos volvió locos y casi nos empatan"...
Por eso decimos que hoy fue "El gordo contra todos".

www.almagro100.com.ar