domingo, 23 de septiembre de 2018

ALMAGRO GANO EN QUILMES: MAS PUNTERO QUE NUNCA

Almagro obtuvo su cuarto triunfo consecutivo y conserva la valla invicta en uno de los mejores arranques de torneos de su historia. Fue 1-0 de visitante frente a Quilmes, en el partido más complicado que tuvo desde que se inició el campeonato, ya que fue muy parejo el trámite y en varios pasajes del partido hasta fue superado por el local. Así y todo pudo sobreponerse, supo equilibrar el cotejo y aprovechó la jugada más clara en la que por intermedio de Susvielles obtuvo la ventaja que le permitió traerse los tres puntos de "tierra cervecera" y mirar a todos desde la cima.


Nada es fácil en el futbol, aunque algunas situaciones por ser poco habituales resultan mas impredecibles.
Almagro empieza a tener como rival a Almagro mismo.
Con la performance perfecta en este arranque, debe aspirar a mantenerse más que superarse.
Esta extraña circunstancia que nos emociona, a la vez nos condiciona a no relajarnos, a no confiarnos, a no creérnosla...
De los cuatro partidos, el de esta tarde en Quilmes, fue el más difícil.
El local asumió el rol de protagonista desde el inicio, demostrándole a su parcialidad sus ambiciosas pretensiones.
Almagro no hacía pie desde el pitazo inicial, y Quilmes se lo quería comer, agobiándolo, sin permitirle dominar la pelota y generando peligro al punto de contar con la situación más clara cuando solo habían pasado 3 minutos:  Facundo Bruera cabeceó de frente al arco en la puerta del área chica y la pelota  se fue cerquita por encima del travesaño.
Quilmes jugaba más rápido, era preciso y, con el apoyo de su gente que bajaba desde las tribunas, presionaba a Almagro al que parecía que le quemaba la pelota,
Recién a los 20 minutos el tricolor pudo equilibrar el trámite del partido y logró acercarse al arco de Bilbao, mediante efectivos desbordes de Acosta que tuvo dos situaciones: una que pareció penal cuando se preparaba a rematar y un centro atrás que le cedió a Susvielles, pero que se la arrebató por poco el arquero.
En el entretiempo Arrechea se quedó en el vestuario por una dolencia tras un fuerte choque cerca de la mitad de la cancha, ingresando el pibe de San Lorenzo Santiago López de Marchi. Quilmes hizo dos modificaciones: Ramírez por Noble y Giani por Max.   
El segundo tiempo arrancó igual que el primero, llegando el local con peligro solo cuando habían pasado 90 segundos y Ramírez se lució evitando el peligro de manera espectacular y enviando la pelota al corner.
Pero esta vez Almagro tardó menos en ordenarse ya que pasados los 7 minutos nació al jugada del gol: Arce abrió para Torres que tiró un centro con mucha comba que se fue abriendo tanto que el arquero Bilbao, que inicialmente salió a controlarlo pero terminó "cazando mariposas", derivando el balón nuevamente en Arce que remató al arco y, tras rebotar en un defensor, Susvielles envió al fondo de la red, convirtiendo el único gol de la tarde.
Quilmes herido fue en busca de la igualdad y, si bien tuvo algunas posibilidades, chocó con su propia impotencia.
Así fue como el aliento inicial de la tribuna se transformó primero en silencio, luego en murmullo y finalmente en gritos de reprobación.
Almagro también pudo aumentar en algunas llegadas peligrosas pero, poco a poco, priorizó defender el resultado, arriesgando menos, ganando tiempo cerca del banderín del corner y aprovechando la desesperación del rival.
Al sonar el pitido final explotó el banco de Almagro con el grito de los que menos había en la cancha, mientras los locales apuraban la retirada y la dupla Orsi-Gómez se abrazaba sabiendo que, el éxito del presente los llena de alegría al tiempo que les pone la vara queda cada día más alta.

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Comentarios Facebook