jueves, 16 de febrero de 2012

ADIOS A ANTONIO MARLETTA


El lunes pasado, previo al partido con Lamadrid, se realizó un minuto de silencio por la desaparición física del socio vitalicio Antonio Marletta, quien tuvo la dicha de ver los tres ascenso a Primera división que tuvo nuestro querido Almagro.
A modo de homenaje y, aprovechando para saludar a sus familiares (todos cercanos a la vida del tricolor) aqui les ofrecemos un hallazgo del archivo de Almagro100, la nota que en Julio del 2000 le realizaba el diario Olé.

Lunes 31 de julio de 2000
AMISTOSO ALMAGRO: 0 - SAN LORENZO 1

Es el Almagro de mi vida

Soy un hincha que lleva 79 años junto con el Tricolor y no puedo creer lo que estoy viviendo.
Todavía no lo puedo creer. Que la vida me regale una alegría a los 79 años es increíble. La primera vez que vi ascender a Almagro fue en el 37 en la antigua cancha de Triunvirato y Pampa. Me acuerdo de que estábamos con mi hermano en casa, acá en José Ingenieros, y decidimos ir al estadio. Nos ubicamos en la tribuna que tenía un techo de chapa. Le ganamos a Excursionistas 1 a 0 y llegamos a la A. Pero en realidad mi verdadero fanatismo por el Tricolor comenzó cuando inauguraron la cancha de Ingenieros en el año 56, en la que debutamos contra San Lorenzo.
Almagro llevaba mucha gente a todas partes, pero con el paso del tiempo se perdieron muchas finales, y los hinchas se cansaron. Allá por el 68, en una final con Argentinos que definía el ascenso, la voz del estadio (el mismo hombre que está ahora) comenzó a gritar por los altoparlantes: "Faltan 10 minutos para que Almagro esté en Primera". Cuando restaba un minuto, podés creer que nos hicieron un golazo y nos dejaron sin nada.
Chiche Sosa jugaba para nosotros. íQué jugador ése! Otro fenómeno fue Delio Onnis. A este club lo llevo muy adentro. Cuando Argentina jugó el Mundial en España, yo vivía frente al estadio de La Coruña, y todas las mañanas sacaba la camiseta blanca, celeste y negra para que mi club se hiciera conocido en Europa.
Por esa historia y por muchas más, no dejo de agradecer nunca todo lo que me da mi "Almagro de mi vida". Contra Instituto no pude viajar a Córdoba pero sí lo hizo mi hijo. Cuando sonó el silbato me tiré al piso con mi nieto y comencé a gritar. Más tarde salí a festejar mi segundo ascenso. Mi hijo me contó que los hinchas se sentaron en las tribunas y se pusieron a llorar como unos nenes. Mirá que había gente de 70 años, eh. Yo le agradezco a Sparapani, a Aragón, va... a todos. Grosso se atajó todo. Por suerte aprovechó su chance porque era un arquero postergado. No me quiero olvidar del Beto Pascutti, que para mi le pertenece el 90 % del ascenso. Es un crack, ése. Hoy sueño con que nos podamos mantener, aunque más no sea por un tiempo.

www.almagro100.com.ar