miércoles, 29 de mayo de 2019

EL ORGULLO DE HABER SIDO PUNGUEADO - POR TURE

Foto original: Lei Rajtman
Hay otro orgullo difícil de explicar. 
Es el orgullo de haber sido pungueado, arrebatado en plena calle y que ese quiebre entre lo honorable y lo deshonesto te deje del lado correcto. 
Nosotros no somos chorros. 
Almagro pierde la semifinal en la semana cuando se designa qué clase de trabajo debe hacer el árbitro en la semi con los santiagueños y se le pone apellido a esa tarea: Merlos. 
El punguista designado hizo su trabajo: volvió loco a todo el plantel de Almagro, sacó amarilla a medio equipo, expulsó, fue bruto, hostil, vulgar, maleducado, antideportivo, llevando tranquilidad al plantel de Central Córdoba. 
Eso nos deja de lado de los honestos. 
Podemos mirar ahora mismo a nuestros hijos y decirles que somos un club de gente honesta, trabajadora, leal. 
Que cuando juega al fútbol quiere ganar, pero no a cualquier precio. 
El fútbol es un deporte en donde circulan valores y nada debe apartarnos del camino de la lealtad.
Esta CD lo sabe y me enorgullece que tengamos el mismo sentimiento, la misma indignación por haber sido robados. 
Mente fría muchachos, esa indignación habla bien de nosotros y de lo que nos espera. 
Y a los que roban para terceros (Merlos y Cía) les dejo una máxima que aprendí en los bares: Cuidado, si hoy te pueden comprar, mañana te pueden vender. 

Ture Salvador

No hay comentarios.:

Publicar un comentario